¡Hola!

Volvemos con nuestro bonsái formado paso a paso. Esta vez la publicación del post se hace más tarde de lo previsto, pero las fechas del trabajo de invierno se pueden realizar desde octubre a marzo.

Si quieres ver los pasos anteriores, sigue este enlace:

https://davidsotobonsai.com/blog-de-bonsai/de-bonsai-comercial-a-bonsai-6a-parte/

 

Recordemos que la intención de esta temporada de crecimiento era aumentar la ramificación con ayuda del pinzado. Lamentablemente dependemos de la naturaleza para ello y esta primavera, en nuestro jardín, no ha venido como se esperaba. La temperatura no ha subido de 20ºC prácticamente hasta junio con lo que nuestros bonsáis han brotado muy lentamente y, cuando empezaban a hacerlo con normalidad ha llegado el parón del verano, con lo que nuestro olmo de ejemplo casi no ha brotado con fuerza hasta finales de verano y hemos tenido que cambiar el plan de trabajo. Esto nos va a pasar de vez en cuando y tendremos que saber adaptarnos a las diferentes eventualidades para poder sacar el mejor partido del cultivo.

Como se dieron estas extrañas circunstancias no pinzamos en toda la temporada de crecimiento, solamente abonamos y regamos con generosidad.

Esperemos que 2019 nos permita avanzar como es debido con la ramificación de este pequeño olmo chino.

2018/12/07 Frente antes de la poda.

Podemos ver en la imagen que el árbol creció bien a pesar de brotar muy tarde debido a las condiciones climáticas adversas.

Podamos de manera basta para poder empezar a trabajar en detalle.

Seguimos el proceso de poda habitual eliminando tocones secos, seleccionando brotes para evitar que salgan más de dos naciendo de un mismo punto y aclaramos la estructura de las ramas podando las zonas que se han hecho demasiado gruesas favoreciendo así la ramificación interior y la mejora de la conicidad.

Vista cenital tras el trabajo de poda.

Limpiamos el musgo de la base del tronco para evitar que nos estropee la corteza.

Lateral izquierdo.

Espalda.

Lateral derecho.

Frente.

Esperemos que os haya gustado el trabajo y que podáis copiarlo para arreglar esos bonsáis que os han regalado o que comprasteis en vuestros inicios de afición y que sí tienen solución.

Recordad esto: no hay material que no merezca la pena trabajar, solamente va a necesitar más tiempo para alcanzar un buen resultado.

¡Feliz salida y mejor entrada de año!

¡Que el 2019 cumpla todas vuestras espectativas!

Hasta el año que viene.

David.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.