¡Hola!

Hoy os traemos esta breve entrada sobre el resultado de un árbol trabajado en nuestro Taller monográfico realizado este sábado 7 de noviembre.

El pino de este alumno es un árbol grande, con una base impresionante y sus pros y sus contras. Como se puede ver en la galería, el tronco tiene un tramo muy recto, no lo es totalmente, pero se ve excesivo y había que jugar con ello. El frente elegido es el que nos muestra el tronco de la mejor manera con la mejor disposición de ramas. La primera rama tiene unas curvas muy naturales que no son para esconder. Girando el frente hacia la cara D, en un punto intermedio, el movimiento del tronco y la base del mismo nos daban una vista mejor que desde el frente elegido, sin embargo, la primera rama quedaba escondida tras el tronco y la perdíamos como característica distintiva del diseño. La que podría ser la rama principal nacía desde el frente y habría que doblarla mucho para crear un movimiento bueno y creíble y además, el ápice se iba muchísimo hacia atrás teniendo que doblarlo hacia adelante en más de 90º. El trabajo a desarrollar era muy grande para el poco beneficio que se iba a obtener porque perdíamos la rama principal bonita para dejarla como una trasera casi invisible cambiándola por una rama fea que no sale en la mejor posición y teniendo que forzarla mucho para poder un resultado agradable, por lo que se descartó.

Este análisis es importantísimo y debemos lograr el equilibrio o, mejor dicho, hemos de llegar a un frente en el que los aspectos positivos del árbol sean más que los negativos. A veces hay que elegir el frente con peor corteza por la disposición de las ramas, o uno con un movimiento menos bueno…es la única manera de poder sacar lo mejor de un material virgen.

Frente antes de los ajustes finales.
Lateral derecho.
Guardando la distancia de seguridad…

El dueño quedó encantado con el resultado del taller.



Pinus sylvestris. Frente tras las últimas correcciones. La brotación se ve algo alborotada, eso es debido a que se hizo mekiri en verano y el árbol queda con la hoja vieja que está más abierta que la que nace en el año, por lo que el resultado queda menos limpio.

Esperemos que os hayan gustado los resultados del taller.

Un saludo y nos vemos en la próxima entrada.

David.


Otros talleres disponibles:

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.