¡Hola!

Hoy vamos a ver unos detalles de un pino silvestre que nos trajeron al servicio Trabajamos tu árbol.

Como casi todos los primeros trabajos de diseños en coníferas, se dejan más ramas de las necesarias para completar la ramificación y que el árbol tenga mejor aspecto. Esto no está mal hecho, incluso a veces es necesario para mantener el vigor de la planta. Lo que sí que sería un error es no ir corrigiendo ese exceso de ramas en los posteriores trabajos de mantenimiento.

El caso de este pino es ese segundo paso. No vamos a reformar el árbol radicalmente. Lo que haremos será ir corrigiendo los pequeños defectos que se dejaron a propósito. No se suelen hacer estas modificaciones de una vez, salvo que sean muy pocas, si no que se efenctúan de manera progresiva durante varios años mientras las ramas van adquiriendo el volumen o la longitud deseadas.

Veamos cómo hacerlo.

Antes del trabajo.

1ª rama izquierda, abajo.

Como se ve en la foto, la rama que toca el palillo tiene varios puntos en los que se acumulan más de dos ramitas. Las aclararemos.

1º rama, abajo. 1ª poda.

Podamos la ramita de la derecha puesto que la anterior también está en ese lado y así dejamos ramas alternas.

En este punto, eliminamos la rama central, esta suele ser la más vigorosa y la más gruesa, de este modo equilibramos el vigor de las ramitas ayudando a ganar en conicidad.

1ª rama, abajo. Bifurcación.

Pasamos a la bifurcación de esta misma rama. Como vemos, también tiene esos mismos defectos.

1ª rama, abajo. Bifurcación tras la poda.

En este caso, como la longitud de la rama tras la poda sería suficiente, podamos en el primer punto de conflicto eliminando el brote central, ganando así mucho vigor para los brotes interiores y mejorando ostensiblemente la conicidad de la rama.

Pasaremos ahora a la parte superior de esta misma rama.

1ª rama, arriba.

Este punto es bastante conflictivo puesto que nacen cuatro ramas en la misma zona, lo que va a hacer que se forme un abultamiento antiestético. El problema principal es que no se pueden eliminar ramas grandes en la zona puesto que quedarían unos huecos demasiado grandes para cubrir con las ramitas restantes ya que son muy pequeñas todavía.

La solución será aligerar el volumen de verde subsanando los errores de estas ramas pero sin eliminar ninguna de las principales.

1ª rama, arriba. Primer paso.

1ª rama, arriba. Arreglando la punta.

Este trabajo lo repetimos en todo el árbol siguiendo los mismos criterios, adaptándonos a cada rama en particular.

 

Tras la poda.

Se han cortado un buen número de brotes. Lo que viene después es alambrar y colocar el verde.

Aspecto final

Comparativa del árbol:

 

Esperamos que os guste el post.

Hasta la próxima entrega.

David.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.