Este bonsái de Ilex serrata lo adquirimos importado de Japón. Su gran conicidad nos atrajo. Había trabajo por hacer para mejorar su diseño, pero eso no nos desanimó.

Estado en 2016 en el momento de la compra.

Se podó y se alambró para mejorar el nivel de su diseño.

Estado en 2017 tras la poda de invierno.

Ya está listo para una nueva temporada de crecimiento. En solo un año la evolución de este bonsái es notable. Solo se ha realambrado una ramita.

En julio de ese mismo año ya presentaba esta apariencia tras la poda y el defoliado.

Se han eliminado los tirasavias, que se dejarán crecer de nuevo en otra posición diferente ayudando a mejorar la conicidad de las ramas bajas que son las que más tienen que aumentar de grosor. Este tipo de poda es fundamental en el diseño de un bonsái caduco.

Lateral derecho.

Espalda.

Lateral izquierdo.

 

Un detalle del tamaño y grosor de este Ilex serrata.

Marzo de 2018.

Aun queda camino por recorrer para refinar su diseño, sin embargo, va en la dirección correcta pues tan solo dos años separan esta de la primera fotografía en 2016.

Como se ve en la fotografía, la rama trasera derecha se podó y va a rehacerse esta primavera, fomentando su engrosamiento y ganando en conicidad. En general, todas las ramas bajas aun han de crecer en mayor o menor medida.

Seguiremos trabajando este fantástico bonsái para mejorarlo día a día.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.