Hola.

Hoy vamos a ver los pasos a realizar para reparar los muchos errores de los árboles formados como bonsáis comerciales, esos que encontramos en floristerías y grandes superficies no especializadas.

A casi todo aficionado nos han regalado un bonsái comercial en alguna ocasión, así que manos a la obra y agreglémoslo.

El árbol del ejemplo es un Ulmus parvifolia u olmo chino. Esta es una de las especies más resistentes del mercado, de ahí su proliferación ya que es prácticamente indestructible. Hay varias subespecies, perennifolias, semi perennifolias y caducas y son capaces de sobrevivir en el interior de casa durante años.

Este es su aspecto. Como todos los “bonsáis” de este tipo, su formación se basa en engrosar el tronco, con o sin curvas, para después ramificarlo lo más rápidamente posible y conseguir una copa redondeada. Su apariencia de árbol en maceta está bastante conseguida.

Aquí un detalle de la ramificación enmarañada y desordenada.

 

Poda de una de las dos ramas de la derecha que crecen a la misma altura, lo que no es deseable ya que se forman abultamientos antiestéticos por la confluencia de savia.

 

En el lado opuesto crece una rama que debemos quitar.

 

Una vez podada.

 

Por el lado trasero vemos varias ramas naciendo en el mismo punto y también un muñón resultante de una poda mal cicatrizada.

Las cortamos dejando la mejor posicionada.

 

Y hacemos lo mismo con la superior.

 

Poda de ramas gruesas terminada.

 

Ahora tenemos que corregir la estructura de las restantes porque, como vemos, nacen sin orden.

Un ejemplo de dos ramas y cómo se cruzan.

 

Terminada la poda de ramas protegeremos las heridas, pondremos un alambre para corregir dos ramas y también vamos a arreglar la base que tiene un muñón.

 

Lo corregimos sin miramientos. Hemos usado un alambre solamente para ubicar mejor las ramas que nacían en mala posición dirigiéndose a otras cercanas.

 

Detalle de la base tras eliminar el abultamiento.

Hasta aquí el primer trabajo. Estad pendientes de las próximas publicaciones en las que descubriremos cuales son los siguientes pasos a realizar para convertir nuestro bonsái comercial en un bonsái de verdad.

Espero que os guste.

Hasta pronto.

David.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

2 Respuestas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.