¡Hola!

Hoy estoy muy emocionado porque os voy a presentar la primera maceta que he hecho yo mismo.

Se trata de una maceta cuadrada de barro gris (queda blanco al cocerse), esmaltada en rojo con unas aguas muy bonitas. La forma está muy conseguida, con las líneas rectas bastante derechas. Está hecha a mano completamente con la técnica de cortar las piezas y pegarlas con barbotina y estoy muy orgulloso por cómo ha quedado acabada. Para ser la primera no me ha quedado nada mal. Juzgad vosotros mismos.

Esta pieza es el resultado de un trueque con un alumno mío. Yo le doy clases de bonsái y él me enseña cerámica. Es una oportunidad fantástica para aprender más sobre otra de mis pasiones, las macetas. Es un mundo complejo que, como el del bonsái, me transmite paz, me sosiega y me mantiene concentrado. El contacto con el barro me hace regresar al pasado, me hace sentirme ilusionado y feliz como cuando era niño.

Otras macetas hechas por mí:

Os dejo una muestra de lo que mi sensei es capaz de hacer, pero para explicarlo, nada mejor que sus palabras:

“Todas estas piezas están cocidas a alta temperatura, y se les han aplicado acabados de esmalte así como de terra sigillata en alguna de las mismas. En dos de las piezas se ha realizado un pie labrado con la ayuda de un bisturí.

En todo caso, cada pieza está hecha a mano, con la ayuda del torno (salvo mi primera maceta), y acabada con diferentes técnicas; además, ninguna sale de un molde, tratándose de piezas únicas.

Espero que os gusten”.

Y aquí sus obras:

Más info: +34 646 931 922, Alejandro Martín.

Espero aprender mucho de su buen saber hacer.

Más adelante os mostraré mis progresos.

Hasta pronto.

David.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.