Este futuro bonsái de pino silvestre era uno de los ejemplares más destacados del jardín. Cuesta creerlo con todo el verde tapando el tronco, ¿verdad?

Junio de 2016. Se recuperaba de su primer trasplante a maceta de bonsái.

Tras ese trasplante brotó con poca fuerza por lo que hubo que centrarse en vigorizarlo para poder diseñarlo con garantías. Durante ese año y el siguiente (2017) se abonó abundantemente y se le realizó una poda y un mekiri para aumentar la ramificación interior.

Así lucía antes del trabajo.

Ya en casa de su nuevo propietario nos dispusimos a trabajarlo dentro del servicio Seguimiento anual. El potencial de este pre-bonsái es evidente y ahora sí estaba listo para su primer diseño. El tachiagari del árbol posee una conicidad espectacular. Solo cuenta con tres ramas, pero serán suficientes para formar un bonsái de calidad. La idea inicial era un estilo en cascada, pero como todos los primeros diseños, hemos de adaptarnos a cómo encajan nuestra idea y el árbol. Es muy difícil dibujar (aunque solo sea en nuestra mente) la imagen final del bonsái y que sea exactamente idéntico.

A medio camino. Usamos rafia para doblar las ramas con seguridad.

Ya podemos ver la disposición de ramas tras un primer doblado que las acerca a su posición final.

Con la rama de la derecha vamos a formar la trasera y la rama de contrapeso.

Con la rama de la izquierda crearemos la rama principal, la rama creadora de diseño, en este caso un estilo semi cascada.

Con la rama más alta haremos el ápice y ramas frontales y traseras que darán profundidad y cuerpo a este magnífico Pinus sylvestris.

Como el cliente no dispone de invernadero, le ofrecimos la posibilidad de traerlo a Polehm Bonsai Nursery para que el bonsái no sufriese los rigores del hielo, que puede hacer que se pierdan ramas o, incluso, llevar a la muerte del árbol. Así aprovechamos para hacer unas fotos.

Y este es el resultado final:

Lateral izquierdo.

 

Espalda.

Lateral derecho.

Frente.
Febrero de 2018.
Pinus sylvestris 45x80cm.

No se han alambrado todos los brotes, ni se ha eliminado aguja vieja, eso vendrá después, ahora lo importante es el vigor del bonsái. Tampoco se han corregido los tocones resultantes de una poda. Cuando quitemos los tensores procederemos a incluir jin y shari en el diseño de este pino.

En David Soto Estudio de Bonsái nos ha dado mucha pena que este bonsái se marche de aquí, sin embargo, ¡su nuevo dueño está encantado!

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.